Testimonio de Kevin

Hola, mi nombre es Kevin Raciel y quiero empezar platicando que la ERC me la detectaron hace 3 años. En ese momento tenía entre un 11% y 14% de función renal, y la verdad es una noticia muy difícil de aceptar, pero gracias a Dios pude aceptarlo y enfrentarlo. 

En ese momento empecé a cuidar más la alimentación, a tomar ketosteril y bajar proteínas. No fue si no hasta diciembre de 2017 que empecé a padecer la ERC de manera física por ejemplo: náuseas, vómito, comezón en todo el cuerpo, calambres diario, boca seca y anemia.

El 17 enero de 2018 llegué con quien más adelante sería mi acelerador para el trasplante; mi nefrólogo Hector Hinojosa, quien me colocó en primera instancia un catéter tenchkof para empezar con#diálisis peritoneal de inmediato, ya que mis niveles estaban muy altos y mi cuerpo intoxicado (Cr 26 y Urea 320). En esta etapa y conforme fui avanzando me empecé a sentir mejor pero sabía que tenía que dar un paso más: el trasplante renal.

El Dr. Hinojosa me ayudó a empezar mi protocolo en HGM ya que el es parte del gran equipo de trasplantes de este hospital. Dios ha sido mi sustento y fortaleza; puso en mi camino a Paulo Cesar Cruz Alfaro, un amigo que decidió dar vida a alguien como yo movido y convencido por Dios de que él era el indicado.

El 20 de febrero de este año empezamos el protocolo y desde la primera prueba cruzada Dios nos confirmó que éramos compatibles y allí nació una nueva esperanza de vida para mí y mi familia. 

Quiero decir que aunque es una prueba muy complicada, las redes de apoyo son fundamentales para salir adelante, iniciando por mi familia (mención especial para mi esposa Joana Ruiz), los amigos, el trabajo, los doctores y trabajo social, sin duda han sido una Bendición para mi vida!

Antes de mi trasplante tuve que someterme a 5 sesiones de plasmaferesis y el dia 15 de mayo fue la cirugía: ¡Sientes que vuelves a nacer! Dios ha alargado mis días y estoy muy contento que haya escogido a Paulo como mi donador ya que hemos empezado una amistad de hermanos y solo quiero decir Gracias, por que después de 20 días internado hoy puedo estar en casa y volver a ver a mis hijos que han sido parte de mi fortaleza.

Siempre hay esperanza si tienes Fe, siempre habra otra oportunidad solo necesitas creer y empezar a moverte por lo demas Dios siempre tiene el control.

Kavin Raciel

Por |2018-06-07T23:43:54+00:0029/05/2018|Testimonio|Sin comentarios

Deje su comentario